Blogia
Normando Hdez

El "sueño americano" es pesadilla para los cubanos que llegan a EEUU, revela importante encuesta

El "sueño americano" es pesadilla para los cubanos que llegan a EEUU, revela importante encuesta

Una nueva encuesta publicada por National Public Radio (NPR) sobre la situación económica de los inmigrantes sugiere que, para muchos cubanoamericanos, el "sueño" se está convirtiendo en algo difícil de alcanzar.

La encuesta realizada por la NPR, la Fundación Robert Wood Johnson y la Escuela de Salud Pública de Harvard, estima que el 45 por ciento de los cubano-americanos dicen que sus finanzas no son tan buenas o más bien pobres.

Afirman tener una tasa de problemas financieros más alta que el resto de los latinos.Uno de los que tomaron parte en la encuesta fue Floresdilia Martínez. Ella tiene 24 años, cubano-americana de segunda generación. Martínez ha buscado trabajo desde que se graduó de la escuela secundaria hace más de cinco años, sin éxito. Ella dice: “Llené planilla tras planilla, tratando de encontrar un trabajo. Y nadie nunca me llamó.”

Los padres de Martínez llegaron a Miami desde Cuba en un momento en que la economía estaba en auge – su padre en la década de 1960, su madre un poco más tarde. Para ellos, dice Floresdilia, encontrar trabajo era más fácil. “Sí”, dice ella. “Mi mamá trabajaba desde que tenía 14 años.”

Robert Blendon, de la Escuela de Salud Pública de Harvard, reconoce que los cubano-estadounidenses también están preocupados por el futuro. En la encuesta, el 60 por ciento de los cubano-estadounidenses dijeron que estaban preocupados por el posible desempleo. “Ellos son más que los otros latinos”, dice Blendon, “si están empleados o tienen un miembro de la familia empleado, es obvio que estén preocupados por la pérdida de los puestos de trabajo en el próximo año”.

Una de las razones de las preocupaciones económicas de los cubano-americanos, sospecha Blendon, es el lugar donde viven.

Han pasado más de 50 años desde que comenzó el gran flujo migratorio hacia los Estados Unidos. La mayoría se quedó en Miami. Hoy en día, más de la mitad de los cubano-americanos de la nación viven en el Condado de Miami-Dade.

Desde hace años, la tasa de desempleo en Miami ha estado por encima de la media nacional. Muchos dueños de casa todavía deben más en sus hipotecas de lo que valen sus casas.

Nicholas Jane es un joven cubano-americano, de sólo 22 años, que participó en la encuesta. Él se encuentra totalmente desalentado sobre su situación financiera y también la de sus padres.

“Mi papá es el único que tiene un trabajo estable, e incluso él, entre los años 2003 y 2004, estuvo completamente parado y no podía encontrar un trabajo. Mi madre no ha sido capaz de encontrar un trabajo estable, y tampoco yo. Por lo tanto, ha sido difícil “, dice Jane.

La incertidumbre financiera y las preocupaciones por el empleo de los cubano-americanos tienen mucho que ver con su concentración en una zona que todavía lucha por recuperarse. Pero Guillermo Grenier, sociólogo de la Universidad Internacional de Florida en Miami, cree que revelan algo más acerca de los cubano-americanos: sus datos demográficos están cambiando.

La ola de cubanos que llegaron a principios de 1960, dice Grenier, llegó cuando Miami estaba empezando a transformarse de una pequeña ciudad del sur a una metrópolis. ”Ellos se han beneficiado del crecimiento”, dice Grenier. “Los cubanos son los brahmanes de esa comunidad de muchas maneras.”

Pero esa generación temprana ahora se está convirtiendo en inferioridad numérica frente a los cubanos que llegaron más recientemente. En la última década, más de 300 000 cubanos han llegado a los EE.UU.

“Los cubanos que llegan ahora son más pobres. Están siendo contratados en trabajos de salario mínimo. Reciben muy pocos beneficios. Y su inglés no es muy bueno”, afirma Grenier. “Incluso en Miami, se necesita saber inglés para subir en la escala económica.”

Esta combinación de factores – una lenta recuperación en la economía del sur de la Florida y los cambios demográficos – están haciendo a los cubanoamericanos más parecidos a los otros grupos latinos en los EE.UU.

Para una persona joven como Nicholas Jane, quien se graduó de la universidad con una licenciatura en Artes a finales de este año, lo que está encontrando no es lo que siente que le habían prometido.“El sueño americano, por lo menos para los cubano-americanos de mi generación, ya no parece tan plausible. Es muy difícil no tener un ataque de ansiedad al pensar en el futuro”.

Los investigadores explican cómo los datos muestran que en la actualidad a los cubano-americanos les va mejor económicamente si salen de Miami. Jane está tomando eso como corazonada. Después de su graduación, dice, ni siquiera buscará trabajo en Miami. Su más reciente entrevista fue para un trabajo en Japón.

Fuente: CUBADEBATE,(Traducido por Jorge Aguirre/ Cubadebate)

 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres